NUESTRA VISIÓN

 

Para el año 2020 la Escuela de Música La Suite, será reconocida a nivel Nacional como una de las mejores Instituciones formadoras de hombres, mujeres y niños con conciencia social, familiar, cultural, artística, económica, tecnológica, moral, etc, a través de la relación persona – familia – arte – tecnología – cultura y sociedad, lo cual permitirá mejorar el nivel de vida de todos los Colombianos, su desarrollo personal, social y Empresarial partiendo de lo educativo, cultural y musical.

 

NUESTRA MISIÓN

 

Impartir una educación integral (teórico – práctica), creando espacios de aprendizaje lúdico – musical, donde los niños, jóvenes y adultos exploren sus aptitudes artístico – musicales utilizando como herramienta la pedagogía musical en instrumentos y/o en canto (por medio de los conjuntos musicales y grupos corales), incluir a los niños, jóvenes, adultos, padres y madres de familia a participar en el aprendizaje de los diferentes instrumentos musicales y en la conformación de diferentes grupos instrumentales, vocales y vocal-instrumentales; para lograr así más armonía en la convivencia familiar y social, y alcanzar lo que más anhelamos todos:  la paz de los colombianos y la sana convivencia  haciendo de éste,  un  mejor país tratando de erradicar así la violencia social que es asunto netamente cultural y educativo.

 

RAZÓN DE SER 

 

Estamos viviendo un momento en el cual todos nos sentimos agobiados por el estrés del mundo moderno y la problemática socio-económica que ello conlleva. La cultura, el arte y la música son un medio valioso que nos ayuda a apaciguarnos, son generadores de movimiento, aglutinadores de masas y por lo tanto puede canalizar los sentimientos de las personas hacia la tranquilidad y la paz.

 

ANTECEDENTES

 

La Escuela de Música la Suite, ha venido realizando desde el año 1983, proyectos de capacitación en el arte musical: enseñanza de instrumentos musicales, asesoría de agrupaciones musicales, programas de capacitación para personas de la tercera edad; particularmente y con diferentes instituciones como:

 

CAJA DE COMPENSACIÓN COMFENALCO ANTIOQUIA

PERSONERÍA DE MEDELLÍN

CONTRALORÍA DE MEDELLÍN

ASOJUDICIAL DE ANTIOQUIA

INSTITUTO DE LOS SEGUROS SOCIALES

ENTRE OTRAS

Con el Instituto del Seguro Social, se fundó un coro con empleados, grupo que se proyectó en varios conciertos en las diferentes sedes de la institución.

Con comfenalco Antioquia se dictó cursos para el aprendizaje de la guitarra popular, fueron muchas las personas que integraron estos cursos.

Con ASOJUDICIAL se formó un grupo vocal-instrumental con jueces y empleados de la rama judicial; con esta agrupación se logró presentar varios conciertos en diferentes lugares principalmente del sector oficial.

Con la Personería de Medellín, se dictó cursos de guitarra para los empleados de la misma, se organizó eventos culturales para las diferentes celebraciones que allí se programan.

 

Los proyectos realizados hasta el momento se han hecho por contrataciones de las empresas mencionadas.

 

Actualmente tenemos convenios con E.P.M  – UNE, con el Municipio de Medellín y con Acinpro.

 

 

NUESTRA HISTORIA

 

En el año de 1964 nace Luis H. Benjumea en la ciudad de Medellín, en un hogar conformado por papá, mamá y seis hijos, siendo Luis H. el único hombre y el menor de todos los hermanos.

Su padre acostumbraba llegar en las noches y rasguear la guitarra mientras los hijos se dormían; este hecho quedo en la mente de aquel niño y por esta razón comenzó a sentir amor por la música.

En 1972, el papá le compró una guitarra nueva a Luis H. y él empezó a estudiar en una academia particular.

En 1977 ingresa al Instituto de Bellas Artes (hoy Fundación Universitaria Bellas Artes) y empieza a soñar con formar una escuela de música, pues ya daba clases desde los 12 años de edad y le apasionaba. Sigue estudiando y termina su educación secundaria formal en 1982.

En 1983 le pide permiso a su madre para colocar un letrero en la casa ubicada en Manrique Central en la Calle 70 con la carrera 45 y acondicionar una pieza para dar nacimiento a la Escuela de Música La Suite.

En 1984 contrae matrimonio con Luz Marina Penagos, y juntos continúan alimentando ese sueño de la escuela de música.

Su primera vivienda fue un garaje en el barrio Manrique central, donde la mitad era la escuela y la otra mitad separada por una cortina era su vivienda.

La academia estuvo en otras dos casas en el mismo barrio y en 1986 aprovechando que Luis H. era profesor en comfenalco y en Bellas Artes, se trasladó para el centro por los lados de las torres de Bomboná, luego a Maracaibo con Córdoba, después a Caracas con el Palo, a Caracas con Mon y Velarde donde duró varios años y donde creció hasta el punto de tener 300 alumnos y 23 profesores. En ese lugar celebramos los veinte años.

Después de allí la escuela se trasladó a Perú con Córdoba, luego a Bolivia con Córdoba y por último en el 2002, a la Playa con la carrera 39 a un costado del teatro Pablo Tobón Uribe.

A la par de este transcurrir del tiempo Luis H. hizo dos carreras de música en la Universidad de Antioquia:

Licenciatura en Guitarra.

Licenciatura en educación Básica con énfasis en educación artística y cultural: musical.

El resultado de estos años de funcionamiento de La Escuela de Música La Suite, ha sido la formación de diferentes artistas que hoy en día pertenecen a diferentes agrupaciones del país, la formación de maestros que hoy en día tienen sus propias academias de música y otros que trabajan en esta u otras instituciones como profesores de música, la creación de 4 métodos y 8 cancioneros Cantar con Guitarra, un curso de entrenamiento auditivo, manuales de guitarra, técnica vocal y solfeo para los cursos de la escuela.

En el momento contamos con un cuerpo docente de 18 profesores y un estudiantado de 100 personas aproximadamente.

Nuestra aspiración es crecer en el estudiantado, profesores, materiales de trabajo, instrumentos, recursos tecnológicos; y ser reconocidos como una de las mejores instituciones de formación artístico musical a nivel nacional, contamos con el apoyo y el trabajo de todos para lograrlo.

Doy gracias a Dios por mantenernos sostenidos en estos años y le pido que nos dé la posibilidad de prosperar y crecer cada día más para que podamos transmitir a más personas el conocimiento musical que tenemos y sigamos sembrando alegría y bienestar en el corazón de todos nuestros alumnos, así mismo para que tengamos más fuentes de trabajo y mejoremos nuestra calidad de vida.